Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Evisceración postoperatoria, complicación de gravedad

La evisceración postoperatoria es una complicación grave que puede ocurrir en pacientes que, de no ser atendidos de emergencia, pueden tener un desenlace fatal. Esta condición se produce cuando los planos de la pared abdominal se abren después de una laparotomía y las vísceras abdominales, como el epiplón y el intestino delgado, salen al exterior. La evisceración puede provocar una alta morbilidad y mortalidad, por lo que es importante estar atentos a sus síntomas para su pronta identificación y tratamiento. Los síntomas pueden incluir dolor abdominal intenso, protuberancia visible en la incisión quirúrgica, náuseas y vómitos, entre otros. Es crucial que los pacientes informen a su médico o equipo quirúrgico de inmediato si experimentan alguno de estos síntomas después de una cirugía abdominal. El tratamiento suele consistir en una reintroducción de las vísceras y el cierre de los planos de la pared abdominal.

Evisceración postoperatoria

La evisceración postoperatoria es una complicación grave que puede ocurrir en pacientes que, de no ser atendidos de emergencia, pueden tener un desenlace fatal. Esta condición se produce cuando los planos de la pared abdominal se abren después de una laparotomía y las vísceras abdominales, como el epiplón y el intestino delgado, salen al exterior. La evisceración puede provocar una alta morbilidad y mortalidad, por lo que es importante estar atentos a sus síntomas para su pronta identificación y tratamiento. Los síntomas pueden incluir dolor abdominal intenso, protuberancia visible en la incisión quirúrgica, náuseas y vómitos, entre otros. Es crucial que los pacientes informen a su médico o equipo quirúrgico de inmediato si experimentan alguno de estos síntomas después de una cirugía abdominal. El tratamiento suele consistir en una reintroducción de las vísceras y el cierre de los planos de la pared abdominal.

¿Puede ser considerado grave un paciente con evisceración postoperatoria?

Las complicaciones de las heridas quirúrgicas o accidentales pueden ser graves y preocupantes, especialmente en el caso de incisiones abdominales o torácicas. Una de las complicaciones más graves es la separación de los planos de la pared, lo que puede llevar a la salida al exterior de órganos intrabdominales. Esta situación es especialmente peligrosa porque no solo complica las medidas tomadas para cuidar la herida, sino que también puede provocar alteraciones  que requieren atención médica de urgencia para evitar complicaciones que pueden llevar incluso a la muerte. 

¿Qué puede originar la evisceración postoperatoria en un paciente?

A continuación le describiremos algunos factores de riesgo que pueden favorecer a la formación de esta complicación tan temida. La identificación temprana y la adopción de medidas preventivas adecuadas son fundamentales para minimizar el riesgo de sufrir una evisceración asociada al acto quirúrgico y a la recuperación postoperatoria.

1. Riesgo según el tipo de intervención quirúrgica

Los pacientes que presentan evisceración generalmente tienen una o varias enfermedades asociadas y, si a esos padecimientos se añaden otras condiciones de riesgo, se incrementa la probabilidad de dicha complicación. Las cirugías de alto riesgo, como las intervenciones de emergencia por trauma abdominal severo, obstrucción intestinal y peritonitis, son factores que contribuyen a este escenario.

2- Riesgo por las enfermedades que padece el paciente

Existen factores de riesgo propios del paciente que pueden aumentar la posibilidad de desarrollar una evisceración. Entre ellos se encuentran la obesidad mórbida, el hábito de fumar, la insuficiencia respiratoria, la hipoproteinemia , la diabetes mellitus, entre otras enfermedades.

3. Riesgos asociados a complicaciones postoperatorias

En el ámbito de la cirugía y la recuperación postoperatoria, existen diversos factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de sufrir una evisceración. Estos factores pueden estar relacionados tanto con el acto quirúrgico en sí como con los cuidados posteriores al mismo.

- Duración de la operación

Uno de los factores de riesgo más comunes es la duración prolongada del procedimiento quirúrgico, especialmente en aquellos casos en los que se requiere un tiempo transoperatorio extenso. Esto puede llevar a una mayor debilitación de los tejidos y aumentar las posibilidades de una eventración y la posterior evisceración.

Las hemorragias durante o después del procedimiento también son consideradas un factor de riesgo, ya que pueden generar un aumento en la presión intrabdominal y comprometer la integridad de las suturas o incisiones realizadas durante la cirugía.

La presencia de anemias preexistentes o desarrolladas durante el proceso postoperatorio también puede contribuir al riesgo de evisceración. La falta de oxigenación adecuada en los tejidos puede dificultar su cicatrización y predisponer a complicaciones como hernias incisionales.

-Infecciones de la herida

Las infecciones locales son otro factor importante a tener en cuenta. Si no se manejan adecuadamente, pueden debilitar los tejidos y aumentar el riesgo de una evisceración. Es fundamental seguir las indicaciones médicas en cuanto a limpieza y cuidado del área quirúrgica para prevenir infecciones.

-Otras afecciones en la herida quirúrgica

Además, heridas muy tensas, hematomas significativos y seromas (acumulaciones anormales de líquido) también se consideran factores que pueden favorecer el desarrollo de una evisceración. Estas condiciones pueden ejercer presión adicional sobre los tejidos y dificultar su cicatrización adecuada.

¿Como identificar una evisceración?

La evisceración es una complicación postoperatoria que puede ocurrir después de aproximadamente seis días de la operación. Es importante estar atento a ciertos signos para poder identificarla a tiempo.

Uno de los primeros síntomas que se pueden presentar es la presencia de líquido sanguinolento en la zona de la herida quirúrgica. Además, es posible que el paciente tenga  una sensación de que «algo se le rompió» en el área afectada.

Inicialmente, la herida puede parecer cerrada, pero posteriormente se puede notar la presencia de un segmento de intestino protruyendo a través de ella. Este es un indicador claro de una evisceración y requiere atención médica inmediata.

El dolor agudo  es otro de los síntomas que puede presentar el paciente, se caracteriza por aumentar de intensidad con el pasar de los minutos. 

Es fundamental estar alerta ante estos signos y síntomas para poder identificar una evisceración y buscar asistencia médica lo antes posible.

¿Que debe hacer ante la sospecha de evisceración?

La evisceración es una emergencia médica en la que los órganos internos de una persona salen de la cavidad abdominal. Si se sospecha que un paciente tiene una evisceración es importante tomar medidas inmediatas para evitar complicaciones y reducir el riesgo de infección. En primer lugar, lave sus manos y use ropa protectora para evitar la transmisión de infecciones. Acueste al paciente y cubra la zona afectada con vendas o gasas estériles y húmedas. Si hay órganos visibles, no intente empujarlos hacia adentro y cúbralos con una compresa estéril. Traslade al paciente al hospital más cercano inmediatamente. No le dé de comer ni beber nada. Si el paciente muestra signos de shock, llame al servicio médico de emergencia de inmediato. Mantenga la calma y brinde apoyo emocional al paciente. La evisceración es una emergencia médica grave que requiere atención inmediata, por lo que la detección temprana y la toma de medidas rápidas son de vital importancia.

Artículos que podrían interesarte

Deja un comentario

Scroll al inicio