Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Dieta postoperatoria adecuada, clave en la recuperación

Una adecuada alimentación es esencial en el proceso de cicatrización de heridas. El cuerpo necesita nutrientes y vitaminas para reparar los tejidos afectados. Proteínas como la carne, el pescado y el huevo son fundamentales en la producción de colágeno, una proteína clave en la regeneración de la piel. Los alimentos ricos en vitamina C, como las frutas cítricas y los tomates, ayudan a fortalecer el sistema inmunológico, lo que acelera la curación. Además, la vitamina E presente en los frutos secos y semillas, promueve la regeneración de las células de la piel y reduce las cicatrices. Es importante recordar que una alimentación saludable contribuye no solo a la cicatrización de heridas, sino también al bienestar general del cuerpo.

¿Sabías que es muy importante consumir una dieta adecuada después de una cirugía?

Una adecuada alimentación es esencial en el proceso de cicatrización de heridas. El cuerpo necesita nutrientes y vitaminas para reparar los tejidos afectados. Proteínas como la carne, el pescado y el huevo son fundamentales en la producción de colágeno, una proteína clave en la regeneración de la piel. Los alimentos ricos en vitamina C, como las frutas cítricas y los tomates, ayudan a fortalecer el sistema inmunológico, lo que acelera la curación. Además, la vitamina E presente en los frutos secos y semillas, promueve la regeneración de las células de la piel y reduce las cicatrices. Es importante recordar que una alimentación saludable contribuye no solo a la cicatrización de heridas, sino también al bienestar general del cuerpo.

¿Qué es una dieta postoperatoria?

Esta se refiere al consumo de los alimentos idóneos luego de una cirugía hasta que el paciente esté completamente recuperado.

Por lo general, se solicita ayuno antes de la operación. Después de esta, sólo cuando el especialista lo indique, se iniciará la alimentación por vía oral de forma escalonada. Es muy importante seguir, al pie de la letra, las recomendaciones del especialista a cargo.

¿Qué alimentos resultan beneficiosos después de una cirugía?

Después de una cirugía, es importante elegir cuidadosamente los alimentos según el tipo de procedimiento quirúrgico que se haya llevado a cabo. Si la cirugía fue en el sistema digestivo, puede que necesite alimentos blandos y bajos en grasa, sin embargo, si la cirugía fue en otra parte del cuerpo, como el corazón, es posible que deba evitar los alimentos con alto contenido de sodio y grasas. Además, puede haber condiciones subyacentes como hipertensión arterial o diabetes mellitus que puedan afectar lo que se pueda comer. Lo recomendado es seguir una dieta equilibrada y variada que se adapte a las necesidades individuales de cada paciente para asegurar una recuperación exitosa y evitar cualquier problema posterior a la cirugía.

Más adelante le daremos sugerencias en la dieta, que se adapten más al tipo de operación que presenta usted.

¿Qué es la dieta líquida postoperatoria?

La dieta líquida postoperatoria, también conocida como dieta líquida absoluta o dieta de líquidos transparentes, es un plan alimenticio terapéutico que se utiliza en ciertas situaciones específicas.

Es importante entender que esta dieta no está diseñada para proporcionar la energía y los nutrientes necesarios para mantener nuestras actividades diarias o incluso nuestro metabolismo basal. Por lo tanto, no se debe mantener a largo plazo y se usa durante un tiempo limitado, generalmente de 24 a 48 horas.

¿Que es la dieta blanda luego de la cirugía?

La dieta blanda no se trata de comidas suaves o líquidas; implica alimentos de bajo residuo, fáciles de convertir en nutrientes para proteger el sistema digestivo y facilitar la digestión. Su objetivo es reducir la cantidad de heces y faciliar el trabajo del el intestino, sin embargo puede carecer de nutrientes y fibras, por lo que se debe dar en un tiempo menor a 48 horas. 

Dieta sugerida para la cicatrización de las heridas

Las intervenciones quirúrgicas en los tejidos blandos de las extremidades son procedimientos médicos que se llevan a cabo para tratar problemas en los músculos, tendones, ligamentos, nervios y otros tejidos blandos del cuerpo. Estas cirugías se realizan para aliviar el dolor, corregir deformidades o lesiones, restaurar la función del miembro afectado, y mejorar la calidad de vida del paciente. 

Debe consumir principalmente proteínas, frutas, verduras y granos integrales. Estos ayudarán a que su organismo obtenga los nutrientes que necesita.

Las comidas ricas en proteínas serán de especial importancia poco después de la operación quirúrgica. Ellas harán que se fortalezcan sus músculos y otros tejidos corporales. Además, contribuirán a que la cicatrización sea más rápida y efectiva.

A continuación, le recomendamos algunos alimentos a consumir en la etapa postoperatoria:

Pollo sin piel, la parte que más se aconseja es la pechuga sobre todo elaborada a la plancha.

Carne magra de cerdo o de res, estas son las menos aconsejadas en las intervenciones quirúrgicas del tracto digestivo por su elevado contenido en grasas. 

Pescado, aconsejamos los que tengan las masas de color blanco. 

Huevos enteros o yemas de huevo

Legumbres

Productos lácteos que pueden incluir quesos duros bajos en grasa o sin grasa, queso cottage, leche y yogur.

Su dieta postoperatoria debe incluir principalmente proteínas, frutas, verduras y granos integrales. Estos ayudarán a que su organismo obtenga los nutrientes que necesita. Las comidas ricas en proteínas serán de especial importancia poco después de la operación quirúrgica. Ellas harán que se fortalezcan sus músculos y otros tejidos corporales. Además, contribuirán a que la cicatrización sea más rápida y efectiva. A continuación, le recomendamos algunos alimentos a consumir en la etapa postoperatoria: Pollo sin piel Carne magra de cerdo o de res Pescado Huevos enteros o yemas de huevo Legumbres Productos lácteos que pueden incluir quesos duros bajos en grasa o sin grasa, queso cottage, leche y yogur.

Lo que debes consumir para mejorar la cicatrización de los huesos

A la hora de recuperarse de una fractura ósea o una intervención quirúrgica, es de suma importancia asegurarse de consumir los alimentos adecuados. Es importante obtener todos los nutrientes que ayudan en el proceso de curación y recuperación. Por esta razón, los alimentos ricos en proteínas se convierten en esenciales ya que ayudan en la creación de nuevas células óseas mientras se disminuye el tiempo de curación.

Algunos ejemplos de fuentes ricas en proteínas son carnes magras, pescado, huevos, legumbres y frutos secos. El calcio y la vitamina D son igualmente importantes para la salud y reparación ósea.

Las fuentes alimenticias ricas en calcio incluyen productos lácteos como leche, queso y yogur, junto con hojas verdes y tofu. Por otro lado, la exposición solar es una excelente forma de garantizar una ingesta adecuada de vitamina D. Además, consumir alimentos ricos en vitamina C, como frutas y verduras, también puede promover la absorción de calcio. Por el contrario, se deben evitar los alimentos procesados, los alimentos azucarados y las grasas saturadas, ya que tienden a retrasar la curación ósea. Mantener una dieta saludable y equilibrada es fundamental para garantizar una recuperación ósea exitosa y un tiempo de curación rápido.

¿Qué debe evitar ingerir después de operado(a)?

Lácteos grasosos, tales como la crema batida o el helado rico en grasa

Quesos fuertes, tales como el azul o el Roquefort

Verduras que producen gases, tales como el brócoli, el repollo, la coliflor, el pepino, los pimientos verdes y el maíz

Frutas deshidratadas

Bebidas alcohólicas

Carne de res

Alimentos ricos en carbohidratos refinados

Grasas de origen animal 

¿Cuál es la dieta postoperatoria recomendada luego de una operación de apendicitis?

Sopa de verduras: Una sopa reconfortante y fácil de digerir es perfecta para el postoperatorio. Puedes prepararla utilizando una variedad de verduras frescas como zanahorias, calabacines, apio y puerros. Cocina las verduras en un caldo ligero hasta que estén tiernas y luego tritúralas para obtener una textura suave.

Debe comenzar la alimentación por vía oral cuando su especialista lo indique. Esto ocurrirá una vez que le sea retirada la sonda nasogástrica, aparezcan los ruidos intestinales, comience a expulsar gases o haya defecado.

Durante el primer día, después de que le retiren dicha sonda, debe iniciar con líquidos claros (agua o jugos naturales no cítricos).

Al día siguiente (48 horas), si toleró bien la dieta líquida, pasará a dieta blanda. Esta incluye leche baja en grasa o yogur; caldos o sopas; verduras cocidas, enlatadas o congeladas; frutas enlatadas; puré de manzana, banano, melón, etc.

Al tercer día (72 horas), si asimiló bien todo, podrá empezar con dieta libre, evitando los excesos y los alimentos ricos en azúcares o grasas.

La alimentación debe ser saludable y nutritiva, que no provoque gases, distensión o molestias. Si nota que algo de lo que ingiere le produce malestar, no dude en retirarlo de la dieta.

Al cabo de un mes, podrá llevar un régimen alimentario normal

¿Cómo seguir una dieta postoperatoria adecuada tras una derivación gástrica?

Esta intervención quirúrgica implica una reducción del tamaño del estómago. En este caso, usted deberá disminuir la cantidad de lo que consume. Además de eso, su cuerpo no absorberá la totalidad de calorías de todo aquello que incorpora en materia de alimentación.

De acuerdo con las indicaciones de su médico, podrá ingerir sólo líquidos o puré durante 2 o 3 semanas después de la operación. Lentamente, irá agregando los alimentos blandos y luego los regulares.

Tómese al menos de 20 a 30 minutos para comer. Mastique lentamente y triture bien todo.

Cuando comience a incluir los nutrientes sólidos de nuevo, se sentirá lleno rápidamente al principio. Esto se debe a que su nueva bolsa estomacal es pequeña y se satura con poco. Mientras que un estómago normal puede almacenar un poco más de 4 tazas (1 l) de alimento masticado, el reducido se completará con aproximadamente 1 taza (250 ml).

¿Cuál es el régimen alimenticio correcto después de una cirugía de vesícula biliar?

Al no tener vesícula biliar, debes comprender que no dispones del reservorio extra de bilis que facilita la absorción al organismo, por lo que debe disminuirse la ingesta de grasa en los alimentos, sobre todo, en los primeros días de operado (a).

Coma despacio y en un ambiente tranquilo.

Puede consumir lácteos desnatados en pequeñas cantidades; infusiones, sopas, papillas y purés; carnes magras sin grasa (pavo, pollo, conejo, etc.); pescados blancos; frutas y verduras; así como la clara de huevo.

Prefiera los alimentos cocidos, asados, al vapor o a la plancha y evite aquellos fritos, empanizados o capeados.

Evite los estimulantes de la bilis y ácidos gástricos como café, chocolate, picantes, menta, bebidas carbonatadas y alcohol.

Evite aquellos alimentos ricos en azúcares y en grasas.

Es recomendable que la dieta y los cuidados se prolonguen durante al menos 4 a 6 semanas después de la intervención.

Para mayor información sobre la dieta requerida luego de la operación de la vesícula haga «click aquí» 

¿Qué dieta postoperatoria debe seguir a partir de una cirugía de hernia?

Debe consumir suficiente agua natural para mantener la piel bien hidratada y elástica; frutas y verduras; alimentos ricos en proteínas y bajos en grasa como huevo, pechuga de pollo y pescado.

No debe consumir alimentos que causan estreñimiento; aquellos ricos en azúcares y grasas; así como los ácidos y picantes.

Debe disminuir el consumo de pan, tortilla, leguminosas y carnes rojas.

¿Cómo alimentarse correctamente tras una intervención quirúrgica por oclusión intestinal?

Se recomienda una dieta escalonada, siguiendo estrictamente las indicaciones del especialista.

Una vez retirada la sonda nasogástrica, debe iniciar con líquidos claros (agua, jugos o gelatinas) en los primeros días. Luego, caldos y sopas. Seguidamente, puede consumir leche desnatada, yogur, purés de pollo o batido de frutas durante las primeras semanas.

Tras una cirugía por oclusión intestinal, se recomienda una dieta postoperatoria escalonada, siguiendo estrictamente las indicaciones del especialista. Una vez retirada la sonda nasogástrica, debe iniciar con líquidos claros (agua, jugos o gelatinas) en los primeros días. Luego, caldos y sopas. Seguidamente, puede consumir leche desnatada, yogur, purés de pollo o batido de frutas durante las primeras semanas.

 

Puré en dieta postoperatoria

¿Qué preguntas puede hacer al especialista en la consulta?

A continuación, le mostramos algunas de las interrogantes básicas que puede realizar al personal especializado. De ese modo usted quedará más tranquilo(a) y al tanto de las posibles conductas tomadas.

¿Qué tiempo debo esperar después de la cirugía para comenzar la alimentación?

¿Qué puedo comer una vez que haya sido operado(a)?

¿Puedo tomar leche o yogur luego de la intervención?

¿Qué tiempo debo esperar para consumir alcohol después de operado(a)?

¿Cuáles son los alimentos que ayudan a cicatrizar la herida más rápido?

¿Por cuánto tiempo debo llevar la dieta luego de la operación?

Artículos que podrían interesarte

5 comentarios en “Dieta postoperatoria adecuada, clave en la recuperación”

Deja un comentario

Scroll al inicio